lunes, 24 de noviembre de 2008

España, al frente

Ole, ole y ole. Sin duda 2008 será por siempre un año mágico para los españoles. Jamás habríamos soñado con esto. Por fin España se coloca en la cima del deporte mundial. Campeones de Europa en fútbol, subcampeones mundiales de fútbol sala, oros olímpicos en piragüismo, ciclismo y tenis, plata en basket, españoles ganando Tour, Giro y Vuelta a España en ciclismo, cinco españoles en la NBA... Pero sin duda este año ha sido el año del tenis. Rafa Nadal por fin se ha colocado como nº1 del tenis mundial gracias a la consecución de su cuarto Roland Garros consecutivo y a su primer Wimbledon, amén de su oro olímpico. Pero ayer se demosttró que nuestro tenis tiene vida más allá de Rafa. Feliciano, Ferrer, Verdasco y Granollers han conseguido para España la tercera Copa Davis de su historia y contra todo pronóstico. Nadie daba un duro por España jugando en la cancha de Argentina y más sin Nadal. Pero los nuestros no se amedrentaron y ganaron. Ni el mal comportamiento del público argentino, ni las barrabasadas de Del Potro (a partir de ahora, Juan Martín Del Orto) fueron suficientes para derrotarnos. Bien por España. Ya era hora de que nuestros deportistas nos hicieran sentirnos orgullosos. Ole, ole y ole!!!

No quería yo manchar la victoria de España, pero no me ha quedado más remedio después de escuchar las estupideces de la gente. Resulta que en el partido Real Madrid - Recreativo hubo un gol mal anulado al Madrid, porque el balón no había salido completamente del terreno de juego, es decir, el juego debe continuar, pero el linier creyó ver que había salido, luego el gol no subió al marcador. Sin embargo, la España antimadridista se echa las manos a la cabeza porque no se pitó un penalti en contra del Madrid por mano de Pepe, que a mi parecer es involuntaria, pero que si se hubiese señalado no se podrían poner objeciones. Es decir, existió un empate a errores, y es más, yo digo que el Madrid salió incluso perjudicado, porque el penalti puede no marcarse. Pero el gol es gol, es decir, no hay posibilidad de que la pelota no entrase a la portería. Otra cosa es lo que los árbitros deciden ver y lo que los antimadridistas se empeñan en vender. Y empiezo a cansarme.

No hay comentarios: