lunes, 22 de diciembre de 2008

Ya llegó la Navidad

Y por fin llegó la Navidad. Pero ahora de verdad. El 22 de Diciembre, día de la lotería es cuando realmente llega la Navidad, no cuando al Corte Inglés y otros centros comerciales les sale de los cojones, que si por ellos fuese duraría desde Octubre a Febrero. Hoy estaremos toda la mañana con la dichosa cancioncita “30 mil tropecientos 54” “mil euros”. Que por cierto, lo de los mil euros suena fatal. Con 150 mil pesetas era diferente, sonaba mejor. El caso es que la lotería es una mentira, nunca toca, seguro que los que salen por la tele celebrándolo son actores.
Bueno, como ya es oficialmente Navidad, os quería traer un par de monólogos. El primero va escrito, porque he ido cogiendo cosas de aquí y de allá y después le he añadido un par de cosas propias. Y el segundo es un video de Luis Piedrahita en el Club de la Comedia haciéndo un monólogo sobre las bolas del árbol de Navidad. Espero que os gusten y Feliz Navidad a todos.

¿Os habeis fijado en lo estúpidos que son los Villancicos? Dicen cosas sin sentido. Siempre me he preguntado quién o quiénes fueron los lumbreras que los escribieron. Pa mi que iban pedos. Osea, vamos a analizar algunos.
“Hacia Belén va una burra, rin rin, yo me remendaba, yo me remendé, yo me eché un remiendo, yo me lo quité, cargada de chocolate”. Bien aquí hay tres partes. Una burra, rin rin. Fíjate que adelantos que en esa época ya tenían móviles. Yo me eché un remiendo yo me lo quité. ¿Pa que te echas un remiendo y después te lo quitas? Quizás era Pamela Anderson, que se puso tetas y luego se las quitó. Cargada de chocolate. Hostia, llamad a la policia, que esto es un alijo y van a Belén a trapichear. O mejor, llamad a Cuatro y que envíen a los reporteros de Callejeros.
Otro villancico que me descoloca es este. “Ya vienen los Reyes por aquel camino, ya le traen al niño sopitas con vino”. Ummm… juraría que el niño estaba recién nacido, así que supongo que lo único que comía era leche materna. Pero bueno, se puede aceptar lo de la sopa como comida para niños. ¿pero con vino? ¿es que ya le querían emborrachar de pequeño? Joder, dejad que cumpla al menos 12 o 13 años, que es cuando los niños empiezan a hacer botellón. Pero luego viene la segunda parte del villancico. “Ya le traen al niño muy ricos pañales” ¿Muy ricos pañales? ¿Acaso se los iban a hacer vuelta o vuelta en la sartén? ¿O en puré? Que digo yo, que los Reyes debían estar muy tiesos si de comer le regalan unos pañales. Casi es mejor lo de la sopa con vino.
Y siguiendo con el vino, esta ese que dice “Voy a llevar al portal requesón, manteca y vino”. Lo que yo pienso es que como en esa época no había internet no sabían que era recién nacido y por eso le llevaban manteca para comer. Y además este también quería emborrachar al niño. Pero claro, tu sigues un poco más allá y escuchas “Saca la bota María, que me voy a emborrachar”. Ahora lo entiendo. Como el padre tenía problemas con el alcohol, la gente supuso que el niño iría por el mismo camino. Luego no es de extrañar que convirtiese el agua en vino.
Desde luego José es quien sale peor parado en los villancicos. Si no fijaos, al niño todos le adoran y María peina sus cabellos de oro con peine de plata fina. Pero, ¿Y José? A José le llaman cornudo sin pudor. “Dime niño quién eres todo vestido de blanco. Soy de la Vírgen María y del Espíritu Santo”. Con un par, hasta el niño sabe quien es su verdadero padre, y eso que es recién nacido. Vamos que a José le habían puesto unos cuernazos así de grandes ¿De verdad creéis que lo que había en el portal era un buey? . Y es que José, pobre hombre. Era carpintero, lo cual no supone muchos beneficios, de ahí que vivieran en un portal. El poco dinero que tenía se lo gastaba en vino, su mujer le ponía los cuernos y encima “en el portal de Belén han entrado los ratones y al pobre de San José le han roído los calzones”. Osea, que iba en pelotas pero como iba borracho le daba igual e iba haciendo exhibicionismo. Hostia, ¡¡¡como Paris Hilton!!!
Y es que yo creo que fue el propio José quien inventó lo de “pero mira como beben los peces en el río”. Como estaba borracho y pa mi que se había metio el chocolate ese que traía la burra, pues veía peces bebiendo, y vete tú a saber que otras cosas veía. Por eso a María le cantaban lo de “ven acá corriendo, que el chocolatillo se lo están comiendo”. Vamos, que se deduce que José era un jonky.
Y dejando al pobre José, quiero analizar un último villancico. “Campana sobre campana, sobre campana una, asómate a la ventana, verás al niño en la cuna” Por ahora todo correcto. “…sobre campana dos, asómate a la ventana, verás al niño de dios”. De acuerdo. Pero ahora viene lo gordo. “…sobre campana tres, verás al niño nacer”. ¿Pero acaso no había nacido ya y estaba en la cuna? Yo no lo entiendo, es ilógico, no quiero imaginarme como sería la siete, “¿…sobre campana siete, asómate a la ventana, verás al niño el ojete?”. Que no me extrañaría, si José iba en pelotas, el niño seguro que también. ¡¡¡Buenas noches y Feliz Navidad!!!


2 comentarios:

Rocio dijo...

jajajaj muy bueno! feliz navidad a ti tb, yo sigo siendo pobre..mas que nada porque no llevaba ni una misera papeleta de loteria!
Tienes razon, lo de dormir solo no es tan malo, aunq mi cama sea grande y me sobre espacio..¿o no?

Besotes

Oxitocina dijo...

jajajajaja lo q me he reido con el de los villancicos, capullo!!!!
Madre mia...
Se les ha olvidado el de "ohhh blanca navidad" que debe ser porque todos van enfarlopados hasta las cejas xDDDD

Un besuco!!!