martes, 17 de febrero de 2009

Un mundo salvaje

No estoy muy seguro de lo que le ocurre a la gente. La gente parece enferma, parece salvaje, asilvestrada, no lo entiendo. Será que me he hecho mayor (o sí, con 21 años lo sé todo). El caso es que de un tiempo a esta parte me encuentro noticias escalofriantes. Hará como año y medio, no puedo precisar, salieron unas imágenes en la TV de un hombre que apaleaba sin remordimiento a su propio perro hasta matarlo. En aquella ocasión, no puda aguantar y cambié de canal lo más rápido que pude. También en los últimos tiempos se están dando muchos casos de menores desaparecidos, secuestrados, que al final acaban en la tragedia del asesinato, y eso cuando se encuentran los cadáveres. A Yéremi Vargas aun lo andan buscando en Canarias. De Madeleine no se sabe nada. No hace tanto todos fuimos Mari Luz. Y ahora Marta Del Castillo anda hundida en los fangos del Guadalquivir si es que no ha llegado ya al mar. Lo de este último caso la verdad es que me ha llenado de rabia. Los mismos asesinos de la chica, al parecer, uno con el que había salido un tiempo, y su amiguito, eran los primeros poniendo carteles y diciéndo a la familia que la encontrarían. Valientes cabrones. Será que Marta del Castillo tenía la misma edad que mi hermana o algunas de mis primas, e incluso algunas otras chicas que conozco y por un momento pienso que podría pasarle a cualquiera de ellas.
Pero no sólo eso, no hace mucho también me quedé anonadado al leer que un hombre había matado a martillazos a su caballo. Pero vamos a ver... nunca llegaré a comprenderlo. Ese pobre caballo, que le habría hecho el caballo, ¿a qué mente se le puede ocurrir liarse a martillazos o a palos con su perro, caballo, gato u ornitorrinco? Que yo tengo dos mascotas, dos animales, dos amigos, un perro y una coneja, y es que no, osea no, no se qué puede llevar a nadie a hacer eso. Es que no se me ocurriria siquiera abandonar a cualquiera de ellos.
Por no hablar de que prácticamente todos los días escuchamos en las noticias una nueva muerte de una mujer a manos de su marido, ex-marido, novio, ex-novio... y cuando no, entonces nos contarán que en no se qué discoteca se liaron a navajazos y el portero mató a otro.
De verdad, no sé que le pasa al mundo. La gente está enferma. Si no no me lo explico. Hay días que no me explico como hemos podido evolucionar tanto desde la época de las cavernas. El ser humano es salvaje.

1 comentario:

MANUEL MAÑERO dijo...

Claro que somos salvajes, es evidente que nuestro lado animal sigue intacto y emerge cuando así lo manda nuestro instinto. Otra cosa es que haya gente que sufra trastornos mentales y tal, y que como dices asesinen sin piedad, apaleen a sangre fría y después sean lo suficientemente fríos como para reconocerlo o jactarse de ello. La humanidad da asco. Pero es lo que hay.